Seguidores

martes, 1 de marzo de 2011

Lo que tenemos que oir...




Hoy con un buen golpe de mar le toco el turno a los señuelos mas pesados.

Los primeros lances con minnows no dieron su fruto y la siguiente opción, no fue otra que la de alcanzar mas metros, para buscar allí donde levantaba la ola bien lejos.

Después de varias lances conseguí la primera captura del dia, una jovencita que fue liberada al momento, al siguiente lance otra enana atacaba sin temor la ondulante, esta también corrio la misma suerte y seguí su camino.
Otro mas, y otro, este mas certero y con buen tirón si apenas recoger seis vueltas ...sacaba linea y corría, navegaba, surfeando la ola. Buena energía la que presentaba esta lubina bien estilizada que finalmente puede poner en seco.
"Esta fue directa a la saca"

Todo este trance era divisado por un pescador cercano, el cual parece ser pescaba a fondo...y que tanto el frió como la mala fortuna, le estaban empezando a pasar factura.

Con un ligero paso, el "sujeto" se aproximo a mi y me dice....¿pero porque las sueltas? no no, las que no quieras me las das a mi...
A lo que muy sutilmente le conteste:

No señor mio, estos pequeños ejemplares hay que soltarlos y dejarlos crecer, yo quiero seguir disfrutando mañana y pasado y el año que viene, de estos ejemplares que crecerán con un poco de suerte y ya metidos en peso etc etc etc...

(Creo que este principio, es el que mas estamos valorando ultimamente y que poco a poco, cada día somos mas los concienciados al mismo)

" Y se armo la marimorena" el mencionado sujeto comenzo a dar boces, bracear y echar las manos a la cabeza diciendo, que estaba como una cabra y era lo que le faltaba por oir, que en la mar habia muchos peces de esos y que lo que estaba haciendo no era de gente muy normal... le deje un poco a el solo solo con su monologo y segui a lo mio..

Un lance, dos lances, tres lances y clavada, otra bella lubinita que era liberada del artificial y puesta en libertad....(arde parís compañeros) al demente este le caían las lágrimas de rabia, hay que ver lo que soltó por aquella bocaza...y llegaron por su parte los insultos.

Bueno, pues caña al hombro y jornada finalizada...eso si, el también escucho cuatro frescas y el respeto que le merecían sus canas.

No se que que conclusión sacar de este día, porque la cosa podría haber parado en males mayores...hay mucho indeseable y desde aqui le recomiendo, que la próxima vez que se acerque a un pedral, se tome unas tilas....o bien se coloque un bozal.

Y así fue y así lo cuento....y si alguno conoce al sujeto este, desde el respeto le aconsejo que se ponga en tratamiento.

Un saludo para todos y buena pesca.